Desde el primer semestre de este año se han desarrollado una serie de tareas para concretar la operación autónoma del rajo Esperanza Sur, uno de los seis que posee actualmente en operación la compañía

 

a iniciativa considera una flota de 11 camiones autónomos Komatsu 980E-5 y dos perforadoras autónomas PV351 Diésel Epiroc, los cuales ya se encuentran en faena, siendo testeados para que el sistema pueda entrar en operación durante el próximo año 2022.

En octubre pasado comenzaron las pruebas de funcionalidad de los equipos en un ambiente aislado y seguro, las que han considerado, entre otras acciones: detección de obstáculos, luces del camión para indicar su modalidad de operación (autónomo, tripulado o inactivo), funcionalidad de detención de emergencia y protocolos de seguridad de los equipos livianos. Pruebas que, hasta la fecha, han logrado alcanzar satisfactoriamente los estándares de autonomía establecidos por el proyecto, antes de pasar a condiciones productivas normales.

Dado el término exitoso de esta fase del proyecto, ahora pasamos a las pruebas de desempeño en un ambiente productivo, donde buscamos un KPI de utilización de un 67% durante operación turno día y completar el entrenamiento de los operadores, todo esto en línea con los máximos estándares de seguridad requeridos”, detalló Carlos Espinoza, gerente general de Minera Centinela.

En la ruta de la autonomía

Las recientes pruebas tuvieron una duración de 40 horas, a lo largo de las cuales los camiones ingresaron en modo autónomo a la ruta de acarreo y probaron la interacción con vehículos livianos, logrando reducir la velocidad y esquivarlos para luego volver a la ruta prediseñada.

Además, se probó la interacción de distancia horizontal entre equipos autónomos, siendo capaces de mantener las distancias de seguridad y evitar una potencial colisión. En el área de carguío, en tanto, los camiones siguieron la ruta hasta un botadero virtual, probando interacción con otros equipos y haciendo exitosas pruebas de retroceso.

En paralelo a las pruebas de funcionalidad, se está desarrollando la selección y preparación de las personas que formarán parte del futuro rajo autónomo Esperanza Sur.

Al respecto, el gerente general de Centinela enfatizó que la importancia de esta etapa es que todo el personal que vaya a trabajar en la mina autónoma tenga las herramientas y los conocimientos necesarios para lograr un buen desempeño en seguridad y también en lo productivo.

Esta etapa es clave para el éxito del proyecto, ya que contar con personas preparadas es parte de los ejes centrales de la estrategia de ejecución de los sistemas autónomos, lo que, acompañado de los avances en las otras fases, permitirá que durante el 2022 se pueda materializar la operación autónoma de Minera Centinela”, finalizó Carlos Espinoza.